Tesoros andinos: Conociendo la cañihua

El altiplano esconde grandes tesoros que por su dificultad de cosecha o producción limitada no son conocidos en el mundo, pero que contienen grandes beneficios para la salud humana. Es el caso de la cañihua.

La cañihua (Chenopodium pallidicaule) del quechua: qañiwa, es un tipo de grano similar en su composición a la quinua que se da en condiciones climáticas caracterizadas por bajas temperaturas.

Este cultivo fue domesticado por los pobladores de la cultura Tiahuanaco, asentada en el altiplano de Perú y Bolivia.

Es una planta terófita erguida o muy ramificada desde la base, con un porte de entre 20 y 70 cm. Tanto los tallos en su parte superior, como las hojas y las inflorescencias están cubiertos de vesículas blancas o rosadas.

En Portalfruticola.com, hablamos con Rosario Bermejo, presidenta de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos de Puno, Perú, quien nos dio información acerca de este desconocido cultivo.

Bermejo explicó que la producción de cañihua en Perú, se destina al consumo interno, ya que los volúmenes aún son bajos dada la dificultad para cosechar el grano.

Lo novedoso de la cañihua, es que en cuanto a propiedades, es más potente que la quinua.

“Es más versátil que la quinua, pero por su grano pequeño es más difícil su recolección”, apuntó.

“En cuestiones nutraceúticas, la cañihua tiene más cantidad de proteínas, hierro, todos los omegas y propiedades anti anémicas, sus propiedades son más completas que la quinua”, señaló.

Según explicó Bermejo, además de su gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud, la cañihua no contiene gluten, convirtiéndose en un excelente aliado para celíacos.

Si bien este grano se puede consumir de igual forma que la quinua, aún no es demasiado popular en Perú, por ello es que la Asociación se encuentra promocionando su consumo tanto en el país, como en otros países extranjeros, por ejemplo Italia.

El cultivo de la Cañihua no ha tenido mayor difusión fuera de las fronteras del altiplano de Perú y Bolivia, y de las serranías de Cochabamba en Bolivia y de Puno, Cusco, Ayacucho, Junín (esporádicamente en la Meseta de Bombóm) y Huaraz, en Perú.

Sus principales componentes son: calcio, fósforo, hierro, tiamina, riboflavina, NIacina, ácido ascórbico y los aminocácidos fenilalanina, triptofano, metionina, leucina, isoleucina, valina, lisina, treonina, arginina, e histidina.

Por tener proteínas de alto valor biológico son fácilmente digeridas y aprovechadas por el cuerpo. Además, son ricos en minerales como fósforo, potasio y magnesio, que forman parte de huesos, tendones y músculos, y de fibra dietaria, necesaria para regular la función intestinal.

Fuente: Portal Frutícola

Imagen: upload.wikimedia.org

Anuncios

Perú trabaja para conseguir el acceso a EE.UU. del aguaymanto fresco (golden berries)

El aguaymanto, también conocido por su nombre científico Physalis peruviana, o como uchuva y golden berries, es una fruta pequeña, dulce y amarilla originaria de América del Sur que por lo general se utiliza para elaborar yogur, mermeladas, dulces y helados, pero que también se puede consumir en fresco, sobre todo como ingrediente para ensaladas.

Actualmente, Perú está buscando abrir nuevos mercados para esta berrie que es muy apetecida en Europa, único destino donde tienen el acceso para el aguaymanto en fresco, y el próximo objetivo es conquistar a los consumidores de EE.UU., donde el organismo público Sierra y Selva Exportadora junto con Senasa, Inia y PromPerú, ya están desarrollando un plan de trabajo para introducir al producto en ese mercado y ya han enviado la solicitud para obtener el protocolo de acceso al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, USDA.

Según informó Sierra y Selva Exportadora en un comunicado, el año 2015 las exportaciones de aguaymanto en fresco sumaron US$21 mil, un 151,3% más que el año anterior. El organismo también señaló que las proyecciones de este fruto en EE.UU. podrían significar un incremento de US$ 500 mil, una vez que se logre el acceso.

Hoy en día el kilo de aguaymanto tiene un precio de entre US$ 5 y US$ 6 en Estados Unidos  y se importa sólo desde Colombia, con ingresos de US$ 15 millones anuales.

Sierra y Selva Exportadora además dijo que en EE.UU el aguaymanto tiene gran potencial, debido a que la tendencia de consumo de su población es la de alimentarse de manera saludable, lo que va en directa relación con las características que posee este fruto, entre las que destaca la abundante concentración de vitaminas A, B y C, así como de hierro, fósforo. Incluso hay estudios que indican que el aguaymanto baja la cantidad de colesterol y estabiliza el nivel de glucosa en la sangre, por lo cual es un gran antidiabético.

La mayor exportación de aguaymanto en Perú se realiza como fruto orgánico deshidratado y en productos con valor agregado, como mermeladas, en conserva, como néctar, cubierto de chocolate y pulpa congelada. De esa manera las exportaciones totales de aguaymanto (fresco y deshidratado) sumaron US$ 1.8 millones, un 15% más respecto a igual periodo del 2014 (US$ 1.5 millones).

Fuente: Portal Fruticola

Imagen: Flickr/Omar Ruiz

Aumentan exportaciones mineras, pesqueras y agrícolas en el primer semestre

Entre enero y junio de este año los sectores minero, pesquero y agrícola registraron un incremento en el valor FOB de sus exportaciones.

En el caso del sector minero las exportaciones sumaron US$ 8.938 millones en el primer semestre, monto mayor en 2,2% al obtenido en similar periodo del año pasado. Este incremento se explica por las mayores ventas de cobre y oro.

De manera similar, las ventas al exterior de productos pesqueros llegaron a US$ 630 millones, mayor en 2,5% a los US$ 615 millones exportados entre enero y junio del 2015. Destaca principalmente, el crecimiento de las exportaciones de harina de pescado en 35%.

Por su parte, las exportaciones agrícolas se incrementaron en 19,2% en la primera mitad del año, con relación al mismo período del 2015, por el aumento de las ventas al exterior de azúcar y café.

No obstante estos resultados, las exportaciones tradicionales en conjunto registran una disminución de 2,1% en el primer semestre del año con ventas acumuladas por US$ 10.538 millones. Este descenso, respecto al primer semestre del 2015, se explica por la caída en 36% de las exportaciones de petróleo y gas natural.

En el caso de las exportaciones no tradicionales, entre enero y junio del 2016 se registró una caída de 7,6% sumando US$ 4 848 millones.

Las exportaciones totales ascendieron a US$ 15.424 millones, monto menor en 3,9% a lo exportado entre enero y junio del 2015.

Exportaciones de junio

En junio, el valor FOB de las exportaciones fue de US $ 2.498 millones, monto inferior en 20,3% al del mismo mes del 2015 (US$ 3.315 millones). Este resultado se registra luego de 3 meses consecutivos de crecimiento de las exportaciones y tiene un importante componente estadístico.

En junio del año pasado se registraron exportaciones por un valor superior al promedio mensual del 2015 que fue de US $ 2.781 millones.

Desagregando las exportaciones de cobre en junio del 2015 sumaron US $ 840 millones, monto superior al promedio mensual de ese año (US $ 681 millones). Lo mismo ocurrió con la harina de pescado, que en junio del año pasado reporto ventas al exterior por US$ 219 millones, por encima del el promedio mensual de dicho año (US $ 96 millones).

Por otro lado, en junio también el valor FOB de las exportaciones tradicionales disminuyó 22,7% sumando US$ 1 724 millones. Al interior de este rubro disminuyeron las exportaciones mineras en 12,0%, pesqueras (-79,8%), petróleo y gas natural (-38,8%) y agrícolas (-19,6%).

La disminución de las exportaciones mineras se explica, principalmente, por las menores ventas de cobre, hierro, estaño, zinc y plata. Su impacto fue atenuado por el incremento de 12,3% en las exportaciones de oro y de 1,5% de plomo.

En el rubro petróleo y gas natural, las ventas al exterior de derivados de petróleo descendieron en 35,3% y en 17,6% en gas natural. Este mes no se exportó petróleo crudo.

La disminución en el rubro pesca se debe a la caída en 84,8% en las exportaciones de harina y de 48,1% en las de aceite de pescado. La menor exportación agrícola del mes se sustenta en las menores ventas de café en 18,5%.

De otro lado, en junio el valor FOB de las exportaciones no tradicionales ascendió a US$ 768 millones. Todos los rubros tuvieron un comportamiento negativo: minería no metálica (-29,2%), pesquero (-25,6%), siderúrgico – metalúrgico (-22,9%), metal mecánico (-20,9%), textil (-17,2%), agropecuario (-7,3%) y químico (-1,9%).

Países de destino

China continua siendo el principal destino de las exportaciones del país. En el periodo enero-junio representó el 22,3% del total de las exportaciones, con un valor de US$ 3.434 millones y un incremento de 6,7%. Le sigue Estados Unidos, que representa el 15,3% del total, con US$ 2 357 millones y un incremento de 2,0%.

Según bloques comerciales, en el primer semestre del año, el APEC fue el destino del 58,5% de las exportaciones con un valor de US$ 9.019 millones. Luego aparecen el Resto de países no agrupados (15,7% y US$ 2.427 millones), la Unión Europea (15,4% y con US$ 2.374 millones), la Comunidad Andina (5,8% y US $ 900 millones) y el Mercosur (4,6% y US $ 704 millones).

Fuente: eleconomistaamerica.pe

Imagen:pixabay.com

Envío de paltas al exterior fue el producto que más contribuyó al resultado de las exportaciones

La Ministra de Comercio Exterior y Turismo y Presidenta del Consejo Directivo de Promperú, Magali Silva Velarde–Álvarez, destacó que la palta fresca contribuyó en gran medida a las exportaciones no tradicionales en el periodo enero-mayo con un incremento de US$ 46 millones respecto al mismo periodo del año anterior. Los mayores envíos se realizaron a los Países Bajos y España.

Dijo que el valor total de las exportaciones alcanzó los US$ 12 904 millones que, en comparación a similar periodo del 2015, presenta una disminución en US$ 15 millones (-0,1%), a causa del menor flujo de las exportaciones no tradicionales (US$ 282 millones). Sin embargo, los envíos del sector tradicional reportaron un leve incremento de 3,1% (US$ 267 millones). En cuanto a las exportaciones no tradicionales, es importante resaltar que la caída registrada entre enero y mayo (-6,5%) fue menor a la reportada entre enero y abril (-7,4%) y más aún a la alcanzada entre enero y marzo del presente año (-11%). Esta tendencia permite prever para los próximos meses un comportamiento favorable en las exportaciones no tradicionales ante el mejor desempeño de las exportaciones agropecuarias.

Por sectores económicos, los menores despachos del sector no tradicional se explicaron en mayor medida por la reducción de las exportaciones pesqueras (-26%), textiles (-12%) y productos del sector sidero-metalúrgico (-9%). No obstante, los envíos del sector agropecuario registraron un incremento de 2,3% favorecidos por las mayores exportaciones de palta (40%) y arándanos rojos (209%).

Por su lado, las exportaciones agropecuarias continúan recuperándose tras registrar crecimiento de 2,3% (US$ 37 millones) ante el mayor dinamismo de las paltas, cuyos envíos ascendieron de US$ 115 millones a US$ 160 millones acumulando entre enero y mayo un incremento por US$ 46 millones, siendo los mercados de destino que más demandaron este producto: Países Bajos (US$ 23 millones) y España (US$ 18 millones). De igual manera se elevaron los envíos de arándanos rojos al pasar de US$ 8 millones a US$ 24 millones expandiéndose en 209%, siendo Estados Unidos el país que explicó el 67% del incremento. Se presenciaron también incrementos en productos como la cebolla, páprika, bananas, granadas y tunas frescas, los cuales ascienden aproximadamente en US$ 8 millones respectivamente.

Fuente:MINISTERIO DE COMERCIO EXTERIOR Y TURISMO

El color en los alimentos

En los primeros estadios de la humanidad, el hombre desarrolló habilidades de selección y reconocimiento observando los colores de los alimentos que le permitieron diferenciar los frutos sanos y aptos para el consumo de aquellos venenosos. Estos criterios han pasado de generación en generación y, hasta el día de hoy, preferimos los alimentos de colores más vivos y naturales.Sin embargo, cada vez más productos son fabricados con colorantes artificiales que, si bien es cierto los hacen más apetecibles y llamativos a la vista, tienen repercusiones para la salud, según un artículo de Slate, titulado “Food doesn’t have to wear makeup”.

En los Estados Unidos, McDonald’s emplea tintes para darle color a sus papas fritas, al igual que para sus helados de fresa. Así mismo, muchas otras cadenas de comida rápida usan colorantes para darle más vida a la comida porque estos colorantes hacen que los alimentos luzcan mejor.

 

En el Reino Unido, dos importantes estudios que analizaron a niños sanos encontraron que estos también se ven afectados por el consumo de colorantes artificiales. En 2010, el European Parliament aprobó una ley que demandaba advertir a las marcas de productos que emplearan alguno de los colorantes antes mencionados y prohibía su uso para niños y jóvenes. Esto logró erradicar la mayor parte de los productos que los contenían.

Ciertamente, tampoco se puede afirmar categóricamente que todos los tintes artificiales son malos, sino que los estudios plantean que entre elegir alimentos con colores naturales y otros con tintes artificiales, sería mejor elegir lo natural.

Ojalá en algún momento en nuestro país, empecemos a ponerle atención a este tipo de temas, con el fin de que se controle más sobre todo aquellos alimentos que se ofertan a menores de edad en las escuelas.

Fuente:http://proexpansion.com/

 

El 40% del cacao que se exporta tiene valor agregado

El 40 % de los envíos de cacao en el primer trimestre del 2016 fueron productos derivados, como manteca, chocolate, cacao en polvo, tostado y pasta, lo que quiere decir que el 40% del cacao exportado tiene un valor agregado, informó Sierra Exportadora.
Según Aduanas, Perú despachó al exterior más de US$ 37 millones en cacao y sus derivados, de los cuales US$ 22 millones fueron cacao en grano, entero o partido y los otros US$ 14 millones tuvieron valor agregado, incluidos la cáscara y demás residuos.
La exportación de cacao y sus derivados pasó de US$ 128 millones en el 2012 a US$ 277 millones en el 2015.
Fuente: La República
Imagen: Pixabay / Davanath